Etiquetado: 

Este debate contiene 4 respuestas, tiene 4 mensajes y lo actualizó  Irene hace 3 meses, 1 semana.

  • Autor
    Publicaciones
  • #15452
     Administración de EEM 
    Jefe de claves

    ¿Creéis que se está haciendo una buena gestión de la situación?

    ¿Qué conclusiones podemos extraer de la reacción del gobierno, de las empresas, de las familias y de la sociedad en general?

    ¿Qué podría o debería mejorar?

    ¿Cómo estáis sobrellevando la cuarentena a nivel personal?
    ¿Algún consejo?

    ***
    Se recuerda la norma principal del foro:

    Respeto, aquí se debate sobre ideas, y nunca sobre las personas que las opinan.
    Saludos

    #15461
     Pablo Moral Pérez 
    Participante

    Muy buenas. Vamos a dar un poco de chicha a este hilo con una respuesta inicial. Así brevemente:

    La situación es ingestionable. No hay ningún lugar que haya salido impune, los hay jorobados en mayor y menor grado, eso sí. En España y Europa, pues, dentro de lo malo, lo peor.

    No es una opinión, ahí andan los datos: Compara nuestra población con la de otros países a los que también ha llegado el virus, y el hecho de que Europa cope los primeros puestos en número de infectados. La lentitud en la respuesta y falta de iniciativa y previsión. Los «mejores sistemas sanitarios del mundo» colapsados. España, teniendo una sanidad pública y universal, que era la panacea, con menos infectdos que EEUU o China (en este momento) pero con más muertos.

    Y de las medidas económicas, ni hablemos ya porque… Mucha tela que cortar. Me quedo con 2: A los estados con una deuda pública cercana o superior al 100% del PIB se les lleva años advirtiendo y no han hecho nada para aliviarla durante años de tipos negativos y crecimiento económico. Ahora les va a tocar aprender por las malas, a base de sufrir. Pregúntenle a Grecia o a Argentina lo bonita que es la situación. Pero los Estados los manejan políticos, que al fin y al cabo son unos cínicos demagogos que se deben a la demagogia que mejor venda ante el siguiente y siempre próximo ciclo electoral.

    Lo que ya no me cabe en la cabeza, es lo del Banco Central Europeo, una institución «apolítica» e independiente, supuestamente manejada por «profesionales» siguiendo criterios técnicos. A ellos también se les lleva avisando años sobre los tipos 0 y la política monetaria laxa. Sobre su falta de recursos ante una situación como esta. Llegó el día que sabíamos que tocaría eventualmente. ¿Qué capacidad de respuesta tiene ahora? Sus medidas, un brindis al sol, además totalmente desesperadas y saltándose todas sus reglas en un intento burdo de sorprender al mercado. Ya veremos su efectividad. Y ya veremos qué se les ocurre para la próxima ocasión así, se están quedando sin ases en la manga.

    Europa, a la vanguardia en hacerlo todo mal y tarde en esta ocasión. Divididos y ocupados en disputas estúpidas, en vez de enfocarse en el problema. La sociedad,le importa un bledo parece, allí quedan esas imágenes de madrileños yéndose a su chalet en la playa tras los primeros días de cuarentena. Poco futuro le auguro yo este continente por este camino. Dentro de 80 años, ¿quedará un sólo país Europeo en el G20? ¿Alguien se cree que vamos a seguir en el top en nivel de riqueza y bienestar? ¿Tiene Europa algún líder empresarial tecnológico o en algún sector clave? Esperaría que de esta situación terrible saquemos una valiosa reflexión sobre en qué momento este continente perdió el norte. Dudo que sea el caso. En 2008 no lo fue. Cada evento de este estilo que nos llegue, lo sufriremos más y por más tiempo que el resto del mundo, como viene ya ocurriendo por décadas, mientras nos quedamos paulatinamente atrás. Pero nuestro ego y nuestro «eurocentrismo» nos seguirá haciendo vernos como los mejores y los más avanzados, aún cuando eso ya no se sostiene, y nada cambiará. Muy negro el futuro que le auguro a Europa.

    No quiero ser cínico de más, sin embargo. Voy a tratar de cerrar esta aportación en una nota más positiva. Esta crisis también está sacando la mejor cara de mucha gente, que al menos temporalmente recuperan la humildad y se dan cuenta de que no somos invulnerables. Se están viendo preciosos gestos de compasión y apoyo mutuo. Y, sobre todo, estos días poco se habla de las CHORRADAS de problemas que cierto sector de la política y la población se lleva inventando para crear drama donde no lo hay, y todos nos estamos dando cuenta de lo que de verdad importa, los problemas reales que, cuando acucian, no dejan espacio a las otras tonterías. Hablo de cuestiones no ignorables, tales como el empleo o la unidad y el proyecto común (aunque sea algo tan sencillo como vencer a un virus, pero nos recuerda que los otros no son el enemigo y nuestras diferencias ideológicas son irrelevantes ante el mundo real) Solo espero que, cuando el temporal amaine, sigamos recordándo esto, y no volvamos corriendo al egocentrismo y las disputas por idioteces que no existen. Así, quizá Europa si tenga un futuro, después de todo.

    No quiero extenderme mucho más, porque hay demasiado que comentar, y para ello quedan posibles futuras respuestas en este hilo, mías y de el resto de miembros de la comunidad. Cerraré con un pequeño consejo sobre cómo llevar la cuarentena a personal. Por favor, los ofendidos por mi comentario, no prejuiciéis este consejo. Es algo que no creo que entienda de ideologías, lo comparto con todos porque no os considero «el enemigo». Para eso ya está el virus. Ahí va: El optimismo no siempre es una mentalidad sana, a veces simplemente consiste en la automentira. Vienen tiempos duros, y esto hay que asumirlo. En lugar de buscar un falso consuelo tipo «todo irá bien», os recomiendo ser constructivos y positivos. Con esto, quiero decir, ser RESOLUTIVOS. Mantener el foco en las soluciones y en qué puedes hacer tú, en tus capacidades, no en el problema. Buscad soluciones, no os estanquéis en la automiseria.

    Nada más, un saludo y fuerza a todos en estos tiempos.

    #15462
     Elena

    Creo que es muy difícil saber cuál sería la mejor gestión de la situación para cualquier país, y más aún a nivel mundial. Me cuesta creer que la gente tenga tan claro lo que sería más razonable hacer. En mi caso cambio de opinión casi cada día sobre muchos aspectos de la situación según veo las noticias o leo cosas en internet. Hoy lo que pienso es que probablemente la paralización del país tendría que haberse dado antes, realmente sin saber todos los factores que ello implica, si los supiera a lo mejor pensaría de otra forma. Otra gestión que yo hubiese llevado antes sería el cierre de aeropuertos y fronteras, para disminuir la propagación del virus por los países. Aún así, como ya he dicho, me parece muy complicado tomar estas decisiones.

    La conclusión que he extraído de la reacción del gobierno durante este confinamiento es que al parecer la economía es más importante que salvar vidas, de las empresas básicamente lo mismo, de las familias que prefieren arriesgarse a contagiarse antes que quedarse sin trabajo y de la sociedad que al final hay más buenas personas de lo que nos pensábamos. Las tres primeras suelen preocuparme bastante, supongo que influye también la falta de conocimiento, pero la verdad es que me alegran mucho los actos solidarios y la sensación de unión para combatir el virus.

    De momento, mejoraría 3 cosas: (1) que las empresas que puedan, aprovechando los recursos que tienen, se dediquen a generar respiradores para los hospitales, EPIs para sanitarios o material para seguridad de los que trabajan cara al público. Algunas ya lo están haciendo y eso me alegra bastante; (2) más información sobre ciencia, estamos todo el día rodeados de información sobre el coronavirus pero no se habla mucho de los avances científicos que se están dando y a veces conseguir la información adecuada en algo tan nuevo es complejo; (3) al ser un problema global creo que las soluciones deberían ser globales (en algunas cosas se está haciendo), o al menos que hubiese un mayor consenso o comunicación entre los países.

    En cuanto a mi cuarentena creo que la llevo bastante bien, atareada y haciendo cosas que de normal no tengo tiempo de hacer. Coincido con Pablo en que después de esto vendrán días duros para los que hay que mentalizarse y buscar nuestras propias soluciones. Mi único consejo es que es un buen momento para la introspección, pocas veces tenemos tanto tiempo para estar “a solas” con nosotros mismos.

    #15496

    Hola a todos,

    Situación única e histórica la que nos está tocando vivir, sin duda. El potencial social, económico, médico, político, ético… de temas de conversación tiende a infinito. Como a mis compañeros, me gustaría dejar por aquí mi aporte personal.

    Antes de que comenzara el mes de marzo yo me comportaba y pensaba, por supuesto desinformado, como la mayoría de la gente. Creía que se exageraba, que ya había habido alarmas de este tipo como con la gripe A y quedaban en poca cosa. El instante en el que me di cuenta de que esto iba en serio fue leyendo tuits desesperados de sanitarios italianos, advirtiendo al resto de países. Esto fue un domingo por la mañana. Mi cabeza confirmó lo que estaba pasando apenas día y medio después, cuando la Comunidad de Madrid anunciaba el cierre de los colegios durante 2 semanas. Y fue solo cuando se abrieron los infiernos cuando mi mente empezó a recuperar imágenes que había visto durante el último mes e ignorado. Establecimientos chinos cerrados desde hacía semanas, asiáticos siempre con mascarillas por la calle, alumnos chinos de mi ciudad negándose (por supuesto con respaldo de sus familias) a ir al instituto. El instituto emitiría un comunicado para las familias, negando cualquier peligro y tachando a las familias de irresponsables por dejar que sus hijos perdieran educación «sin causa justificada». Yo fui el primero en asentir internamente cuando leí ese comunicado. Ahora me odio por no haber pensado de manera más humilde. Está muy claro que algo sabían ellos para actuar así. Que ya habían vivido el comienzo y sabían cómo acababa si no se actuaba con mayor antelación. Puedo imaginar la impotencia de cualquier chino habitante de nuestro país, viendo como prácticamente nadie alzaba la voz e indicaba «ojo, ellos ya lo han vivido, quizás deberíamos hacerles caso de lo que hacen». En lugar de ello, tan solo miradas extrañas y una actitud de indiferencia, quizás incluso de superioridad, de «a nosotros no, esto no es China».

    China es un país y una cultura distante y el virus surgió allí, así que seamos (muy) dadivosos y demos un voto de comprensión a esa actitud. Sin embargo, el virus se expandió por Italia y todo siguió igual. Ahora sí algunas personas parecían advertir del peligro, pero la actitud general era la misma. «En Italia lo han llevado mal», o «Su sistema sanitario es peor». Y apenas unos días más tarde, estábamos igual que ellos.

    Lo que más me sorprende de todo es que muchísimos países parecen seguir tropezando con la misma piedra incluso cuando hay ya medio mundo infectado. O quizás no me sorprenda tanto. Parar un país debe ser una decisión difícil de tomar. No seré yo el que tenga que tomarla nunca. Pero al principio, todos parecen resistirse todo lo que pueden, a pesar de lo que ven a su alrededor, creyendo que a ellos no les va a tocar, y solo toman las medidas cuando ya es demasiado tarde y es peor. Véase USA, UK, por poner algunos ejemplos. Cuando es solo China, bueno. ¿China e Italia? Va. Pero la lista aumenta y los países siguen reaccionando cuando el fango les llega ya por el cuello. Algo ha quedado muy claro, si no te preparas, caes, da igual quién seas.

    Espero que la crisis sirva para realizar un ejercicio de humildad, no mirarnos tanto al ombligo, y dejar de creernos superiores al de al lado. Y con ello, aprender de los países que mejor salgan de esta. Estos países quizás no compartan algunos ideales con nosotros, pero de situaciones difíciles siempre pueden extraerse valores positivos que añadir a nuestra cultura. Hola Lejano Oriente.

    Hay tantas reflexiones interesantes que se pueden extraer de esta situación, pero me quedaré de momento con esta, y quizás haya tiempo para otras.

    Mucho ánimo para todos y un saludo.

    #15532
     Irene

    Hola a todos,
    Coincido con la mayor parte de aportaciones que se han hecho. Desde luego nos encontramos ante un momento histórico que nos invita a pararnos a pensar sobre nuestras vidas a modo personal y colectivo.

    Creo que ha habido errores en la gestión. Como bien se ha dicho no se actuó lo bastante rápido y nos pasamos de confiados, tanto aquí en España como en muchos otros países. Yo misma también creía al principio que todo era una exageración. Y a día de hoy se siguen cometiendo errores de planificación, suministro y comunicación. Sin embargo, creo que también tenemos que ser comprensivos con las personas que están al frente de la respuesta a esta crisis pues trabajan bajo presión y sin mucho conocimiento al tener que plantearse cuestiones que nunca habrían imaginado tener que plantearse. Quizás, una lección de esto es que toda persona en un cargo de responsabilidad debería tener un entrenamiento básico en gestión y respuesta a crisis más allá del ser respaldado por el voto popular u otros criterios.

    Sin embargo, yo quiero hacer más énfasis en algo que se está haciendo mal y no tendría por qué hacerse. Ante una pandemia GLOBAL, que nos afecta a todos, las respuestas que se están dando son en su mayoría nacionales y nacionalistas. Entiendo que esta epidemia haya puesto en evidencia algunos de los problemas de la globalización y la interdependencia, pero muchos de ellos se asocian al hecho de que pese a que nuestras economías y sociedades estén plenamente entrelazadas, todavía no hay un mecanismo eficiente de gobernanza global que permita coordinar una respuesta. Es necesario compartir información, conocimiento, material y personal. Yuval Noah Harari, el escritor de Sapiens, lo explica muy bien en un artículo reciente para el Financial Times. Pero los Estados piensan en clave nacional, y en vez de ser solidarios, se roban material unos a otros (no digo que todos, también existen claros gestos de solidaridad, si bien en algunos casos con intereses geopolíticos). A mi modo de ver, necesitaríamos dar mucha más autoridad en esta situación a la OMS y a instituciones supranacionales como la Comisión Europea (que ahora mismo, solo tiene competencia de apoyo en la materia, y que reconozco, también tardó en actuar). En fin, que me enrollo: el problema principal en la gestión de esta crisis y no comprender que estamos todos en el mismo barco y que como no rememos juntos, el barco se hundirá.

    Sin embargo, también tengo esperanza, pues como bien se ha dicho ya, la mayor parte de individuos que componen esta sociedad están mostrando un gran ejemplo de responsabilidad, solidaridad y creatividad. A mi me asombran las iniciativas que surgen cada día de distintas personas y colectivos para hacer más amena la cuarentena al resto, o para crear material sanitario, ayudar a repartidores y cualquier cosa que se os ocurra. Pese al miedo, la incertidumbre y los errores que nuestros gobiernos o algunas personas (incluidos nosotros mismos) hayan podido cometer, creo firmemente que las crisis también nos brindan oportunidades para mejorar e innovar y que van a salir muchas cosas buenas de esta situación, que habrá que trabajar en mantener cuando todo acabe.

    Finalmente, a título personal, yo he pasado por todo tipo de emociones, aunque por lo general me sorprende lo ‘bien’ que estoy llevando estar encerrada con lo sociable que soy. Supongo que las redes sociales tienen algo bueno. Aunque también me estresa mucho no ser productiva, aprovechar la cuarentena o poner mi granito de arena, pero he podido leer que eso es un sentimiento compartido por muchos y que es importante que también aprovechemos esta situación para darnos un respiro a nosotros mismos.

    Ánimo a todos, estamos juntos en esto.

Viendo 5 publicaciones - del 1 al 5 (de un total de 5)

El foro ‘La crisis del Covid-19’ está cerrado y no se permiten nuevos debates ni respuestas.

CONTACTO

Si desea comunicarse con la administración, puede hacerlo a través de este formulario. (Los usuarios proporcionan su dirección en los perfiles) Un cordial saludo, EEM

Enviando

©2020 ElEfectoMedici

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?