Stephen Hawking

Toda una vida, que auguraron corta, dedicada a la cosmología

En esta publicación quería hacer un comentario sobre la película La teoría del todo, película que cuenta de manera brillante un resumen de la vida de Stephen Hawking desde sus años de tesis doctoral en Cambridge. Además, publico este artículo cerca del que sería su septuagésimo octavo cumpleaños y cerca del segundo aniversario de su muerte.

   Además, iré añadiendo ciertas cosas de su vida y, más sucintamente, cosas de su teoría física, la cual podremos hablar en otras publicaciones futuras.

   La película, la cual recomiendo encarecidamente, nos cuenta la vida del profesor Hawking y nos hace ver los problemas que acontecieron en su día a día. Cómo no quería ver que tenía un problema que cada vez iba a más -como no agarrar bien los utensilios básicos o no poder atarse los cordones de los zapatos-, cómo iba evolucionando su enfermedad, cómo una de las mujeres más influyentes de su vida le ayudó durante años en todo lo que pudo, cómo transcurrió su vida doctoral en Cambridge junto a su futura esposa y amigos, de qué trataría su tesis doctoral y a qué conclusión llegaría… en fin, una obra digna de “perder” tu tiempo para poder aprender más sobre este genio que revolucionó las teorías de los agujeros negros, entre otras muchas cosas, en el siglo XX.

   Stephen Hawking nace el 8 de Enero de 1942 (exactamente 300 años después de la muerte de Galileo), en Oxford, Inglaterra. Nace en una familia acomodada y es el mayor de tres hermanos. Se cuenta de él que no fue su fuerte el mundo académico (hasta que, obviamente, se dedicó a lo que a él más le apasionaba; nadie apostaba gran cosa por él dado que sus notas académicas eran bastante normales, hasta que hizo el examen para entrar en Oxford donde lo hizo brillantemente), era bastante vago y despreocupado.

   En segundo curso de física se convirtió en un personaje más abierto y divertido. Además de que empezó a “practicar un deporte”, el remo. Pero, cómo no, él solo iba en el timón gritando y aupando a sus compañeros de equipo (así puede verse en la película que estamos comentado sucintamente).

   Cuentan en historias sobre él que, en los años de la carrera, tenía unos grandes dotes para la física pero que no tenía gran interés en ella, le aburría mucho; algo así como que le parecía muy simple.

   Ya en el tercer año de carrera decide especializarse en Cosmología. Una ciencia la cual, en aquella época, bien podía considerarse una ‘pseudo-ciencia’. Los físicos más reputados de la fecha se dedicaban en especial a la física de partículas ya que, muchos de ellos, no creían en la existencia de agujeros negros y dejaban de lado el estudio del Universo como algo inefable (la relatividad general, entre otras muchas cosas, se seguía ignorando casi por completo además de que había muchas polémicas abiertas con la pregunta acerca de la edad del Universo).

   Stephen acaba sus estudios de Cosmología en Oxford y decide hacer su tesis doctoral en Cambridge. Como nos cuenta en la película, Stephen habla con los profesores de Oxford diciéndoles que necesitaba una nota muy elevada para entrar en Cambridge y que, de no conseguirla, seguiría en Oxford. Finalmente, entró en Cambridge.

   Cuenta en su autobiografía y en diversos escritos que, su primer año allí, en Cambridge, fue un auténtico desastre dado que tenía una base muy mala en matemáticas. A todo esto ha de sumarse ciertos problemas que él ya iba notando de su conocido problema neuronal (aunque no quería verlo y lo dejaba pasar. Pero ya cogía mal ciertas cosas, era más torpe, se tropezaba de costumbre… y, lo peor de todo, esos problemas iban en aumento).

   Tanto es así que, con 21 años es ingresado en un hospital por obligación de su padre. Aunque en un primer momento los médicos le dan el alta sin saber de qué padecía, al final se le detecta ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica). Es, como sabemos, una enfermedad degenerativa, donde las células nerviosas del cerebro y de la médula espinal se van deteriorando gradualmente -su función principal es la del control de la actividad motora-.

   Pierde masa muscular, va perdiendo movilidad además de poder llegar incluso a una paralización de los músculos respiratorios y, con ello, morir de asfixia.

   Cuando se le diagnostica la enfermedad, se le dice que su esperanza de vida será alrededor de 2 años. Ante esto, cae en depresión durante un año. Llegó, pues, a la conclusión de que mejor sería aprovechar al máximo el tiempo que le quedaba y, después de pasar la depresión, se pone a leer y a interesarse por todo; deja de ser aquel chico al que la física le parecía simple y aburrida.

   Además, como decimos, es este periodo en el que cambió radicalmente de predisposición y, gran parte de ello, es el hecho de que se enamora alocadamente de su futura esposa Jane Wilde -estudió filología española y francesa en Cambridge-. En 1964, Stephen Hawking le pide matrimonio y será durante 30 años Jane Wilde la que dedique sus fuerzas a ayudar a Hawking en todas las tareas del día a día (al principio el profesor Hawking era algo más autónomo pero, a medida que pasaba el tiempo, como sabemos, iba empeorando -pasando de estar con muletas a necesitar una silla de ruedas y, posteriormente, una eléctrica, hasta llegar a la silla con la que todos le recordamos, la cual le ayudaba a comunicarse-).

   Cuando ya pasa el período depresivo, pone todas sus fuerzas en el estudio de su tesis doctoral. Escucha hablar sobre la física de Roger Penrose acerca de sus contribuciones a la teoría de la relatividad general y a la cosmología. Y, con ello, surge una primera teoría acerca del inicio del Universo. Dado que si una estrella podría llegar a tener una densidad y una materia infinita, convirtiéndose así en un agujero negro, qué pasaría si se investigase en el sentido contrario. Ese fue objeto perenne de estudio del joven Hawking durante años; llegando a afirmar que el Universo ha tenido un inicio -inicio del tiempo- (donde antes que eso, nada era) que, al revés que las estrellas, nació de un agujero negro y explosionó convirtiendo todo lo que vemos y conocemos hoy día (singularidad espacio-temporal). Esto es aplicar la teoría de Roger Penrose a la inversa para el estudio del tiempo del Universo.

   Su tesis doctoral cuenta con cuatro puntos, a saber: The Hoyle-Narlikar Theory os Gravitation (1), Perturbations (2), Gravitional Radiation In An Expanding Universe (3) y Singularities (4). Según exponen en algunos escritos y, como podemos apreciar en la película que comentábamos, solo el punto cuatro llegó a una trascendencia tal como para convertirse en un gran maestro admirado en su época física; los otros tres parecen ser algo básicos, donde faltan ciertos fundamentos y sin llegar a conclusiones como para una tesis doctoral.

   Su teoría se basaba en aplicar la idea de colapso de una estrella (colapso de espacio-tiempo; una estrella quema sobre todo Hidrógeno y Helio y, con ello, va haciéndose cada vez más pequeña en tamaño [esto es debido a que las fuerzas gravitatorias de toda la masa superan las fuerzas electromagnéticas de átomos individuales y colapsan hacia adentro] pero con densidad y materia elevándose como si de una ecuación potencial se tratase; así hasta llegar un punto “cero” donde se produce una singularidad de espacio-tiempo. El espacio y el tiempo se detienen) para la formación de un agujero negro pero en sentido contrario. Podríamos encontrar la fórmula tan buscada por Stephen Hawking la cual describe el inicio de todo y, con ello, poder descubrir cómo acabará el Universo.

   Es decir, si Albert Einstein estaba en lo cierto con su teoría de la relatividad general, el Universo se expande y, entonces, si inviertes el tiempo, el Universo se irá contrayendo y, con ello, podríamos saber qué pasó al inicio del propio tiempo. Un Universo cada vez más denso, más caliente, más pequeño; hasta llegar a una singularidad espaciotemporal (el Universo nace de un agujero negro que explosiona).

   Debemos señalar que otra cosa muy importante en su pensamiento físico es la idea tan conocida de “un agujero negro no es tan negro” dado que llegó a demostrar que los agujeros negros permitían escapar a ciertas partículas, es decir, los agujeros negros brillan por la radiación térmica. Además, la emisión contante de energía térmica provoca que pierdan masa hasta que, finalmente desaparecen en una espectacular explosión (esto es puramente la segunda ley de la termodinámica, es un proceso igual que cuando un cuerpo pierde calor). Un agujero negro, con el tiempo, perderá partículas e irá haciéndose más y más pequeño, se evaporará y, posteriormente desaparecerá.

   Surge después de los años de estudio otras ideas muy revolucionarias -las cuales le hicieron cambiar sus posturas bastante radicalmente, como la idea que tenía de la no existencia de un posible Dios, o la idea que tanto defendió en su tesis doctoral que acabamos de ver- ya que, Hawking, también explicó que los agujeros negros no podrían jamás disminuir de tamaño, solo aumentar o mantenerlo (segunda ley de los agujeros negros). Con esta conclusión aplica Hawking la mecánica cuántica en relación con la relatividad general (para explicar algo que se conoce como “radiación de Hawking”); es decir, los agujeros negros emiten luz, empero no perderán jamás masa ni se harán, por ello, más pequeños; entonces la teoría del inicio del Universo con una explosión de un agujero negro gigante quedaría descartada (dado que se defendió la idea que perdía tamaño al perder radiación hasta llegar al punto cero donde explosionaría).

   Dejando su física un poco de lado, volvemos a la historia de su vida; en 1977 Jane Wilde entra en el coro de la Iglesia (aconsejada por su madre, dado que, al cuidar a Stephen y cuidar a su hijos, además de intentar estudiar para su doctorado en literatura medieval de la Península Ibérica, no tenía tiempo para nada y estaba muy estresada). Esto le ayudó mucho y conoció allí a Jonathan Hellyer Jones, un joven médico y músico.

   Jonathan Hellyer Jones se vuelve parte de la familia, dado que murió su mujer de leucemia años atrás y sentía la necesidad de ayudar a Jane Wilde con Stephen Hawking y sus hijos.

   Posteriormente, Stephen Hawking consigue la cátedra de matemáticas en Cambridge (la cual ya fue ostentada por Newton).

   Pero, sin duda alguna, uno de los puntos clave en su vida, fue la visita a Ginebra donde contrae neumonía en 1985 y es hospitalizado además de caer en coma. Ningún médico dio nada por él, tanto es así que, proponen a Jane desenchufarle porque lo más seguro es que en el tratamiento mueriese. Ésta se niega rotundamente y le abren un agujero en el cuello (traqueotomía) para que respire. En ese momento ya no puede hablar, con ello, tiene que comprar un aparato súper novedoso que podía traducir con algoritmos el lenguaje de Hawking a través de sus pestañeos de ojos y el movimiento de sus cejas.

   Hawking en este período conoce a Elaine Maison, una especialista que se haría cargo de él las 24 horas del día y la cuál enseñó a Hawking a utilizar correctamente y de una manera rápida y eficiente el software tan especializado. Es en este proceso de adaptación, 1988, cuando comienza a escribir “Historia del tiempo” (obra con más de 20 millones de ventas).

   En 1990 Hawking decide dejar a Jane e irse con Elaine Maison a Estados Unidos (y, al poco tiempo, Jane se casa con Jonathan Hellyer Jones). Empieza una vida nueva para él, una vida donde ya es conocido mundialmente, con fama y adinerado. En 2006 se volvió a divorciar, en este caso de Elaine Maison, para estar soltero hasta su último día, el 14 de Marzo de 2018; muere en Cambridge y, vuelta a la casualidad, es el mismo día en el que nació Albert Einstein pero hace 139 años.

   Para acabar debo decir que el profesor Stephen Hawking, personalmente, es una inspiración constante, del que consigo siempre una fuerza que me lleva a leer cada vez más acerca de la física -haciendo que el estudio acerca del Universo sea lo que más me apasione en la física- y cómo poder, a día de hoy, unirla a la filosofía que tanta falta hace. Sin duda alguna es estudio perenne en las Universidades de física de todo el mundo para entender los agujeros negros, entre otras cosas. Un científico y un ejemplo de admiración total el que tengo hacia él. No me queda otra cosa que decir “qué pena que te fuiste, maestro”.

   Para esta pequeña disertación, he leído ciertos libros los cuales aconsejo (aconsejo, por ende, y como dije al principio, ver la película La teoría del todo), a saber:

Breve historia de mi vida

Historia del tiempo

La teoría del todo

El universo en una cáscara de nuez

La clave secreta del universo

 

 

 

4 Comentarios
  1. Pablo Moral Pérez 6 meses

    Muy buenas Guillermo, me ha encantado este artículo, de la misma manera que me encanta este personaje. La cosmología, coincido contigo, es una rama de la física especialmente interesante, a mí me ha fascinado siempre.

    Un gran científico Hawking, efectuó descubrimientos verdaderamente increíbles sobre los agujeros negros. Aún así, me ha dejado con una duda el artículo:
    Si su teoría sobre el origen del universo quedó descartada, ¿llegó a elaborar una nueva?
    (y qué decir, un ejemplo de honor y profesionalidad por su parte tener el valor de desmentir él mismo, en honor a la verdad, su teoría más célebre)

    Un cordial saludo, y gracias por poner tu granito de arena para hacer justicia a este espléndido científico.

  2. Autor
    Guillermo Colina Morales 6 meses

    Muy buenas noches, querido Pablo: Darte las gracias primeramente por tu interés hacia mi artículo y, en especial, por preguntar tus dudas.

    Aún así, querido amigo, no te voy a ser de gran ayuda, dado que lo que preguntas es algo muy específico y técnico como para un estudiante de filosofía como yo. Pero aún así, no hay por qué preocuparse, dado que tengo pensado otro artículo hablando sobre la física de Stephen Hawking pero con un invitado, amigo mío, que sí es físico y que, por supuesto, nos lo podrá contar de una manera mucho mejor que la que pueda explicarte yo.

    Un saludo, amigo.

    • Carlos Martínez García 5 meses

      Este artículo, con sus matices de «in memoriam» es magnífico, @guillermo. Muy interesantes las referencias tanto a sus obras como a su PhD; como siempre, nos abres las puertas a nueva información de la que muchos —me incluyo— carecíamos. Ahora no es así, y ese es el valor de EM. El documental, además, es bastante acertado. Me ha agradado especialmente.

      Me gustaría saber, finalmente, ¿por qué el profesor Hawking es una especie de inspiración para ti? ¿Crees que es un mito? A mi me ocurre algo similar con otros personajes…

      Muchas gracias, y hasta pronto.

      • Autor
        Guillermo Colina Morales 5 meses

        Buenas noches, querido Carlos:

        Me alegra saber que te ha gustado el artículo y que has aprendido algo nuevo acerca del gran Stephen Hawking. La inspiración que es para mí no sabría explicarla correctamente con palabras pero, para poder responder, aunque sucintamente, a tu pregunta; es una persona que cada día que puedo leer algo más sobre sus investigaciones me deja más y más fascinado su pensamiento físico; el hecho de que fuese «en contra» del pensamiento físico establecido en esas fechas, como puede ser el de no creer en los agujeros negros, suscita siempre una curiosidad extra en la persona que lo lee. Además, debo añadir aquí mi inmensa admiración hacia la cosmología y, en especial, hacia los agujeros negros.

        Por tanto, no es algo en particular pero sí en general. Espero haber respondido a tu pregunta. Un abrazo, Carlos

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

Si desea comunicarse con la administración, puede hacerlo a través de este formulario. (Los usuarios proporcionan su dirección en los perfiles) Un cordial saludo, EEM

Enviando

©2020 ElEfectoMedici

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?