Breve historia de la cuestión irlandesa.

Introducción. Con este artículo pretendo iniciar la serie “Un día para la historia” en el que repasaré la historia según los aniversarios de hechos destacables que vayan sucediendo. Mi objetivo será echar un vistazo atrás en el pasado para poder comprender mejor el presente y así poder fundamentar opiniones sobre acontecimientos actuales refutadas en la experiencia. Habrá artículos, como el presentado, que ofrecerán un resumen de los orígenes del suceso siendo pocos exhaustivos en detalles debido a la amplitud del contenido; y otros, en cambio, que ofrezcan el hecho detallado junto a anécdotas o curiosidades (siempre intentando ofrecer una lectura amena y no cargada). Espero que lo disfrutéis. 

  

Tal día como hoy, hace 97 años, se inició en Irlanda la Guerra Civil Irlandesa que perduró hasta el 24 mayo de 1923. El conflicto enfrentó a las fuerzas del partido Sinn Féin Pro-tratado y Sinn Féin Anti-tratadoPero, ¿de qué tratado estamos hablando?, ¿qué es el Sinn Féin? 

Para entender esta parte de la historia del país, que vio el nacimiento de nuestra amada cerveza Guinness, debemos echar la vista atrás. El territorio irlandés ha estado en conflicto por motivos étnicos, sociales y religiosos desde el surgimiento de la religión protestante y con ello de la Iglesia de Inglaterra de Enrique VIII en 1534, ya que Irlanda hasta el momento era una posesión papal que designaba al rey de Inglaterra como Lord de Irlanda. Y en 1542 lo que en el momento era conocido como el “Señorío de Irlanda” paso a ser el “Reino de Irlanda” bajo el mandato de Enrique VIII a recelo de las potencias católicas europeas. 

A partir de este momento, la historia de Irlanda estará sucedida por la colonización inglesa de la isla, las rebeliones y disputas dinásticas (muy extensas para incluirlas en detalle en este artículo). España tuvo relevancia en la Rebelión de Tyrone (1594-1603)  dónde apoyamos a los líderes irlandeses O´Donnell y O´Neill contra la corona inglesa con tropas enviadas desde España por Felipe II y su hijo Felipe III. Otro de los más destacados fue la Guerra Guillermina (1688) en la cual se enfrentaron los nativos católicos liderados por Jacobo II (apoyados por Francia) y los colonos liderados por Guillermo III, apoyado por los reinos de Escocia, Inglaterra y junto a los Países Bajos. El desenlace del conflicto a favor de Guillermo III dio paso al denominado como Dominio Protestante sobre la mayoría católica en la isla que introdujo leyes penales muy restrictivas y discriminatorias con los nativos católicos irlandeses. 

Cien años más tarde llegan las ideas ilustradas a Europa, y las monarquías absolutistas se ven amenazadas por éstas. Solo 10 años después de la Revolución Francesa, muy probablemente por el efecto contagio a sus países vecinos, en 1798 se inició la Revolución Irlandesa en contra del dominio del gobierno británico en Irlanda. Pero terminó fracasando y ante la incertidumbre británica de que Irlanda se aliara con Francia (en contra de los intereses de Gran Bretaña) en 1801 se realizó la unificación de Reino Unido de Gran Bretaña (que albergaba Escocia desde 1707) con Irlanda y pasó a denominarse Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda. 

¿Podríamos pensar que esto fue la solución y el fin de las disputas? Eso es que no conocéis el espíritu irlandés y el trato inglés. Los irlandeses no dieron su brazo a torcer y la oposición a la unión fue fuerte, debido a que no Irlanda no era tratado de igual manera como otro miembro de Reino Unido. Dentro de esta tensión y trato desigual denotó uno de los sucesos (sino el que más) de Irlanda, la “Gran Hambruna Irlandesa”. Producida, entre 1845 y 1849, por la plaga de la patata y las incesantes lluvias que destruyeron las cosechas y principal sustento de los irlandeses. Estamos ante lo que significó que irlanda perdiera más del 25% de su población, más de 2 millones de personas que murieron y emigraron. Hay historiadores y autores, como Pio Moa, que consideran este hecho como un genocidio inglés debido a las acciones que tomó el gobierno y que no hicieron nada más que agravar la situación. Los almacenes de alimentos católicos de cereal y ganado se veían saqueados para las exportaciones inglesas. Al hambre se le añadió el frío y el desalojo de las casas al no poder pagar empujó a la población a robar para comer, a lo que respondió el gobierno inglés enviando 200.000 soldados para asegurarse de que los barcos salieran diariamente de Irlanda con los alimentos necesarios para su supervivencia, junto a sentencias de toque de queda muerte, cárcel y destierro a Australia (el trato inglés). 

  

— Pausa cinéfila: Para el episodio histórico anterior recomiendo ver la película “Black 47” (2018), que representa muy bien el ambiente de aquella época, además de contar con un destacable elenco de actores (Hugo Weaving, James Frecheville y Stephen Rea). — 

  

A finales de 1800 el sentimiento de auto-gobierno era cada vez mayor en los hogares irlandeses, e hicieron falta tres intentos para que una propuesta de ley que otorgaba cierta autonomía a Irlanda saliera adelante, la denominada como “Home Rule”. Esta tentativa provocó la creación del partido Liberal Unionista, que promovía la unión y se oponía a la Home Rule. La aprobación de la ley no llegó hasta 1914, Reino Unido se veía sumergido en la Primera Guerra Mundial y la propuesta de ley se puso en espera. Mientras las tropas inglesas luchaban en el frente, los republicanos irlandeses lo aprovecharon para protagonizar el Alzamiento de Pascua (1916) en Dublín con el fin de acabar con el dominio inglés y proclamación de la República de Irlanda. Una rebelión poco fructífera y efímera, pero que se llevó por delante a medio millar de muertos (en su mayoría civiles) y la ejecución de muchos de sus líderes. 

— Se ve que el ejército inglés es muy poderoso, así pues, tendrían que intentarlo otra vez mediante la vía política. — 

En 1918 se crea el partido nacionalista irlandés “Sinn Féin” (Nosotros Mismos) originalmente fundado por Arthur Griffith (en un principio de corte nacionalista monárquico, pero más tarde de ideología republicana izquierdista), obtuvo una representación significativa (73 de los 105 curules posibles que representaban a Irlanda) en las elecciones Generales británicas de 1919. En vez de tomar sus curules en el parlamento británico, decidieron formar su propio parlamento irlandés fuera de la legalidad (Dáil Éireann), proclamaron la República de Irlanda como un nuevo país independiente y reclamando la totalidad de la isla. Pero el éxito electoral no fue en total de la isla, debido a que en 4 de los 9 condados de la provincia de Úlster (Norte de Irlanda) obtuvieron mayoría del partido Liberal Unionista anteriormente mencionado. Se nombró presidente del primer Dáil Éireann a Éammon de Valera —si, como podréis sospechar es hijo de madre irlandesa y de padre español afincado en Cuba— líder de los Voluntarios Irlandeses que terminarían ascendiendo en el IRA (Ejército Republicano Irlandés) involucrándose así la fuerza armada dentro de la vida política nacionalista del Sinn Féin. 

Los británicos mandaron tropas para sofocar la rebelión y la tensión creció hasta que resultaron muertos dos oficiales de la policía británica (James McDonnell y Patrick O’Connell) por supuestos miembros del IRA. ¡Preparen las carabinas! Ha llegado la Guerra de Independencia. Una guerra de guerrillas que hizo inviable para los británicos el gobierno de buena parte de la isla, y que centraba su atención en realizar atentados contra cuarteles de la policía británica (Royal Irish Constabulary, RIC). Pero en el norte se dio una situación diferente a los intensos enfrentamientos y actividad del sur, debido a las represalias de los B-Specials (Policía Especial del Úlster), cuerpo paramilitar conocido por su brutalidad. 

 

Uno de los hechos que más consternación creó, dañando la credibilidad internacional británica y que volcó al pueblo irlandés hacia la causa fue el “Domingo Sangriento” (21 de noviembre de 1920), matanza llevada a cabo por las fuerzas auxiliares británicas en un partido de fútbol gaélico en Croke ParkDublín. Esto fue consecuencia al asesinato mandado por Michael Collins de los integrantes de “La Patrulla de El Cairo” enviada por la inteligencia británica. 

 

Para aliviar las tensiones, en 1920, el Reino Unido promulgó el “Acta para el Gobierno de Irlanda” sucesora de las famosas “Home Rules” que entre otras cosas declaraba la división administrativa entre Irlanda del Sur e Irlanda del Norte. Ésta última obtendría 6 de los 9 condados de Úlster a pesar de que dos de éstos tenían una mayoría de población católica. Además, otorgaba un parlamento propio a cada uno de los territorios, esto se hizo así para contentar tanto a los nacionalistas como a los unionistas del norte. Pero el gobierno en el sur fue inviable y la guerra continuó. 

— Y aquí estamos, después de toda la chapa histórica que os he dado, por fin llegamos al famoso tratado. ¡Continuemos! — 

El 11 de junio de 1921 se decretó una tregua para el inicio de conversaciones. Celebradas en Londres, encabezaron la delegación irlandesa Michael Collins y Arthur Griffith. Estas negociaciones consolidaron el “Tratado Anglo-Irlandés” que establecía la formación del “Estado Libre Irlandés” bajo un estatus similar a Canadá (en vías de alcanzar la soberanía plena) pero deberían estar adscritos a la Commonwealth y así jurar la lealtad a la Corona. El tratado incluía toda la isla de Irlanda, pero Irlanda del Norte como territorio administrativamente desvinculado podía tomar la decisión de salirse del tratado y así continuar en Reino Unido, que fue lo que hizo. También se trató de crear un ejército que remplazara al IRA y una policía propia. 

En este momento el Sinn Féin se dividió en dos bandos: los que estaban a favor del status quo y con ello del Tratado; y los republicanos en contra del tratado, liderados por De Valera, que entendían la jura de lealtad a Jorge V como una traición a la jura hacia la República, además de discernir en los límites de las fronteras y exigían una independencia total. Por este motivo De Valera renunció a la presidencia dando paso al gobierno provisional de Michael Collins. En cuanto al IRA, dirigido por Rory O´Connor, la mayoría de sus miembros se oponían al tratado. 

Éamon De Valera and Michael Collins

Los irlandeses además de ser famosos por sus canciones melancólicas lo son por meterse en todas las disputas que pueden, por ello en cualquier guerra te puedes encontrar a irlandeses luchando en ambos bandos. Como ejemplos, los jacobitas irlandeses en la Guerra de Independencia Americana o la Brigada Irlandesa en la Guerra Civil Española apoyando al bando nacional, llegando a participar hasta en las guerras de independencia de Latinoamérica. 

Ante el incremento de represión y ataque a las propiedades que se seguía dando en Irlanda del Norte hacia la comunidad católica por parte de los RIC y turbas protestantes, a lo que Collins respondió con un último intento de unir a los “sinnfeiners” anti-Tratado y el IRA (dentro de un movimiento nacionalista ya roto) para realizar una ofensiva en Irlanda del Norte que terminó con el desmantelamiento del Sinn Féin norteño. 

En las elecciones generales de 1922 obtuvo la victoria el Sinn Féin Pro-tratado. Pero la facción anti-tratado del IRA no aceptaba la autoridad del Dáil Éireann y tomo una serie de edificios públicos incluido el Four Courts. Los británicos, descontentos por el asesinato de cargos públicos y el reciente secuestro de un alto cargo militar, exigió a Collins que se deshiciera de los sublevados del IRA (o IRA irregular como se les conocería despectivamente. Así pues, el 28 de junio se abrió fuego contra el edificio con artillería británica, iniciándose la Guerra Civil irlandesa y enfrentado a aquellos que lucharon juntos para expulsar a los ingleses en la Guerra de Independencia.  

Esta Guerra Civil tuvo su principal actividad en el sur de la isla donde, después de la efímera batalla de Dublín (1 semana) con victoria del gobierno provisional, se ocuparon las principales ciudades del sur. Poco después del fallecimiento de Griffith, la guerra se cobró la vida de Collins en un atentado en Cork perpetrado por el IRA irregular. Estuvo muy presente el modelo de guerrillas y desgaste. Ya en 1923 con la retirada casi total del apoyo de la población, De Valera intermedió para que los voluntarios y el IRA abandonaran las armas. 

Una vez más el Sinn Féin, a pesar de que después de unas nuevas elecciones tener la opción de poder formar gobierno, en protesta por el tratado decidió no tomar sus curules y así practicar el absentismo. Esta decisión no gustó a De Valera, que opinaba que esta estrategia empleada hasta el momento no sería capaz de alcanzar los objetivos deseados. Así, abandonó el partido y fundó el “Fianna Faíl” (Soldados del Destino) que cosecharía grandes resultados en los siguientes años en el Sur de Irlanda. 

En 1937 se organizó un referéndum para escribir una nueva constitución y así poder eliminar todos los lazos británicos que ataban a Irlanda. El país optó por la nueva constitución por medio de una mayoría simple (56,5%). Oficialmente pasó a denominarse Irlanda, haciendo reflejar que el país reclamaba la totalidad de la isla de Irlanda a pesar de que el norte de Irlanda siguiera formando parte de Reino Unido. 

Podríamos volver a pensar que éste es el final del conflicto, pero como en todas las guerras, siempre quedan heridas abiertas y desde los años 60´ hasta los 90´ vimos resurgir al Sinn Féin y el IRA en Irlanda del Norte. Esta triste época se conocería como The Troubles, pero eso es otro «día para la historia» y por lo menos ahora conocéis su origen, un origen bélico y melancólico que marcará el carácter y la cultura irlandesa. 

Para finalizar como buen amante del séptimo arte, me gustaría recomendaros una segunda película en referencia a la historia irlandesa, en concreto a la Guerra de Independencia Irlandesa y es Michael Collins (1996) de la mano del director Neil Jordan (Interview with the Vampire) y con actores como Liam Neeson que interpreta un muy bien conseguido Michael Collins, Alan Rickman (Eamon De Valera), Julia Roberts (que interpreta a un personaje que, en mi opinión, entorpece y desvía la trama), además de Stephen Rea entre otros. A este mismo film pertenece el vídeo referente al Domingo Sangriento de 1920 expuesto anteriormente. Con esto me despido.

  

Acta est fabula 

  

R. Lázaro 

1 Comentario
  1. Gilda 3 años

    Hi, very nice website, cheers!

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

CONTACTO

Si desea comunicarse con la administración, puede hacerlo a través de este formulario. (Los usuarios proporcionan su dirección en los perfiles) Un cordial saludo, EEM

Enviando

©2022 ElEfectoMedici

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?